Puerro

| |

Articulo actualizado

Puerro (Allium Porrum), su origen

Los puerros son conocidos desde la antigüedad, sin embargo, su origen no está del todo claro. En términos generales, el puerro proviene del Mediterráneo Oriental y del Oriente Próximo, pues ahí se cosecha desde hace más de 4000 años. Además se sabe que desde estos puntos es que la hortaliza se ha extendido al resto del mundo.

Esta hortaliza era cultivada por los egipcios y por los hebreos, se sabe también que los romanos la introdujeron en Gran Bretaña, en donde fue muy apreciada. También el puerro es conocido por ser uno de los alimentos más populares en Europa durante la Edad Media. Los principales exportadores de puerro son Bélgica, Holanda, Francia y China.

Planta y fruto puerro (Allium Porrum)

El puerro, es una hortaliza que pertenece a la misma familia que la cebolla y el ajo, sin embargo, a diferencia de estos dos, su forma es de bulbo ensanchado. El bulbo se encuentra en la base de las hojas, las cuales se superponen sobre este y por eso tienen su color blanco. La calidad del puerro se ve justo en esa zona, pues mientras más blanca, la calidad es mejor.

Los puerros son conocidos por formar parte de muchos platillos de alta cocina, y como ingrediente en comidas tradicionales de varios países. Es uno de los condimentos más usados, en sopas, en preparaciones de suflés, purés, hojaldres y pasteles. También puedes consumirlo crudo, como parte de una ensalada, y su parte verde, es decir sus hojas, también son comestibles.

De hecho es una de las hortalizas preferidas para dar sabor a los caldos y a los guisos. Por otro lado, la planta del puerro pertenece a la familia de las Liláceas, esta es una planta bianual, es decir, su ciclo se cubre en dos años. Se cultiva por el bulbo encontrado en la base de sus hojas, esta planta es bastante resistente al frío.

Sin embargo, lo ideal es mantenerlas en climas templados y húmedos, y crecen mejor en suelos profundos, ricos y frescos.

Beneficios, propiedades y nutrientes

Los puerros son bajos en calorías, esto quiere decir que aportan pocos nutrientes al organismo, sin embargo, aportan minerales, vitaminas, y un aceite esencial que favorece la digestión. Este sirve para limpiar el estómago y los intestinos de posibles hongos y bacterias, es excelente opción para atacar catarros bronquiales.

El valor calórico de estos vegetales es muy bajo, su contenido general es prácticamente agua e hidratos de carbono. También contienen poca cantidad de proteína, y aún menos lípidos, esto los convierte en un ingrediente ideal para usar en dietas y para la pérdida de peso en general.

No obstante, los puerros destacan por ser ricos en fibra, por lo que no solo te ayudará a sentirte saciado, también puede servirte como laxante. Su aceite esencial ayuda al proceso digestivo, estimula el apetito y cura catarros rápidamente ya que su aceite contiene alicina, una sustancia que no solo proporciona sabor, también tiene propiedades preventivas y curativas.

Los puerros son ricos en ácido fólico, esto quiere decir que ayudan al crecimiento de los tejidos, y a la formación de glóbulos blancos. A su vez le aporta a tu organismo potasio, vitamina C y B6, hierro, magnesio, calcio, fósforo y vitamina A. También funciona como diurético y antiséptico.

Es usado muchas veces para tratar dolencias renales, problemas de artritis y reuma. Es una hortaliza ideal para ser consumida por aquellos que sufran de cólicos, cálculos, retención de orina, e incluso arteriosclerosis. También se conoce por ser usado de manera externa para tratar forúnculos, picaduras de insectos, llagas y erupciones en el rostro.

Características

Durante el segundo año de ciclo de la planta, esta emitirá un tallo sobre el cual aparecerán sus hermosas flores. Ellas se disponen en umbelas y son de color blanco o rosado. Existen múltiples variedades de puerros, y con cada variedad una serie de características, estas varían en longitud del bulbo y por adaptación a su entorno.

También las puedes clasificar por otras características, como su productividad, su ausencia o presencia de bulbo, entre otras. Las variedades de puerros que se cultivan se clasifican en función a la longitud de la zona blanca en la base de la planta. De esta manera es que se conocen los puerros largos, cortos y semilargos.

Se pueden caracterizar también por su adaptación a un ciclo productivo, es decir, se distinguen por sus variedades de verano, otoño e invierno. Estas a su vez se caracterizan por tener diferentes longitudes, diámetros y consistencia de tallos. Al mismo tiempo, una de las características que cambian entre los puerros es la intensidad de su sabor.

Ten en cuenta que generalmente los puerros de invierno son más gruesos y con un sabor mucho más fuerte. Los de verano por su parte, son más pequeños, tiernos, y su sabor suele ser menor y más delicado. Además estos presentan un corazón leñoso, esto hace que su calidad disminuya.

Otras características son la formación basal de bulbo, que incluso pueden ser de ausencia total o de poco desarrollo. También varían el color de las hojas, pero usualmente suelen ser de un color verde intenso. Los puerros se encuentran disponibles en todas las épocas del año, sin embargo, ten en cuenta que la calidad de estos en verano suele ser menor debido a su centro leñoso.

Cómo elegirlos y conservarlos

Para conservarlos en buen estado hay que usar mucho frío, los puerros se conservan mejor cuando se pre enfrían con agua fría, al vacío o con aire húmedo forzado. La conservación puede durar hasta tres meses con temperaturas de 0 a 1°C, sin embargo, si los enfrías en una temperatura de -3° C, podrás almacenarlos hasta por 5 meses.

Pero toma en cuenta, que al momento de querer usarlos, debes usar una descongelación muy lenta, de lo contrario podrías dañarlo al cultivarlo. Por otro lado para conservarlo en tu hogar, se mantienen bastante bien en los refrigeradores, usa una bolsa plástica con agujeros para que pueda respirar y te podrán soportar hasta por 3 semanas.

Para elegir puerros de buena calidad, asegúrate que su tallo sea firme, un puerro con tallo débil puede estar en proceso de descomponerse. Tampoco elijas puerros con hojas de color amarillento, pues por lo general esto ocurre cuando hongos o bacterias enferman al puerro. 

Semillas y cómo plantarlas

Las semillas del puerro son de color negro, algo redondeadas y de caras achatadas, esta hortaliza crea abundantes raíces de color blanco. El tallo se encuentra sobre las raíces y tiene forma de disco, al igual que los ajos y cebollas, sobre ese tallo se encuentran las hojas que forman el bulbo, este es alargado y de color blanco.

Arriba del bulbo se encuentran las hojas planas, estas son de color verde, y alcanzan a veces una altura de 40 o 50 cm. El sabor de estas hojas es más suave e incluso dulce que la cebolla. Plantarlos y mantenerlos es muy fácil, lo mejor de todo es que puedes cultivarlos en cualquier época del año.

Lo ideal sería sembrarlos en invierno, solo debes plantar varias semillas en el invernadero o jardín, pero ten en consideración que este debe tener una temperatura de 13°C. Debes estar pendiente a cuando las plantas crezcan, pues una vez se mantengan erguidas, deberás trasplantarlas en un lugar donde cada una pueda tener suficiente distancia entre sí.

Cuando tus puerros tengan al menos 20 centímetros de alto, plántalos en agujeros bastante profundos, o si lo prefieres, también lo puedes hacer en llano, es decir, prácticamente en la superficie. Y no olvides dejar por lo menos 20 centímetros de separación entre cada una de las plantas.

El mejor tipo de suelo para plantar tus puerros, es aquel que sea rico en materia orgánica, de esta manera se evita el encharcamiento de agua. Si bien los puerros son bastante resistentes a todo tipo de temperatura, lo ideal es que los mantengas en una zona que oscile entre los 15° y los 20° C.

No te pases con el agua, por eso debes regarlos de una forma moderada, ya que si abusas podrías afectarlos seriamente. Recuerda mantener aireado y limpio de malas hierbas alrededor de tu cosecha de puerros, esto permitirá que crezcan sanos y fuertes, aptos para el consumo.

5 recetas con puerro

Brocheta de rape y reineta a la parrilla, con salsa de puerros de Sahagún y pimientos del bierzo

  • Tiempo de preparación: 40 minutos
  • Raciones por platillo: rinde para 4 personas
  • Ingredientes para la preparación:
  • 4 troncos de rape, de 200 g cada uno
  • 4 puerros de Sahagún
  • 1 bote de pimientos asados del Bierzo
  • 100 g de avellanas
  • 2 manzanas
  • Aceite
  • Vinagre

Sopa de puerro y patata

  • Tiempo de preparación: 50 minutos
  • Raciones por platillo: rinde para 4 personas
  • Ingredientes para la preparación:
  • 2 patatas grandes
  • 450 g de puerro
  • Aceite de oliva
  • 1 litros de caldo de pollo o agua
  • 225 g de guisantes
  • Bouquet garni
  • Ramita de menta
  • 1 cucharada de nata
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pimentón para aderezar

Pastel de puerro, berenjena y langostinos

  • Tiempo de preparación: 60 minutos
  • Raciones por platillo: hasta 6 personas
  • Ingredientes para la preparación:
  • 2 puerros
  • 200 g de langostinos
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata líquida
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra al gusto

Vieiras gratinadas con sofrito de puerro y setas

  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Raciones por platillo: 1 o 2 personas
  • Ingredientes para la preparación:
  • 8 vieiras medianas
  • 2 puerros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Terrina de puerros fría con vinagreta de tomate

  • Tiempo de preparación: más de una hora
  • Raciones por platillo: rinde para 6 personas
  • 12 puerros
  • 2 tomates
  • 2 cebollas
  • 2 hojas de gelatina sin sabor
  • Vinagre de Módena
  • Aceite de oliva
  • 1 cebollino
  • Sal al gusto
  • Perejil al gusto
Anterior

Escarola

Champiñón

Siguiente

Deja un comentario