Semillas de Calabaza

| |

Articulo actualizado

La porción diaria ideal de semillas de calabaza

Las semillas de calabaza, al igual que la planta de la que proceden, son originarias de Norteamérica. También se las llama pepitas de calabaza. Se deben cocer para luego tostarlas.

Estas semillas son ovaladas y planas. Tienen un color verde oscuro y contienen un un 35 % de proteína y un 50 % de aceite. Tienen una cáscara que las recubre, de color blanco, que hay que quitar para poder comerlas. Su sabor es dulce y con un toque crujiente.

En este artículo te explicamos cuantas semillas de calabaza debes comer diariamente.  La porción diaria ideal de estas semillas puede aportarnos una gran cantidad de nutrientes, muy beneficiosos para nuestra salud; especialmente, para nuestro corazón e hígado.

Desde hace muchos años, se vienen usando para distintos fines medicinales. Su gran aporte de proteínas, vitaminas y fibra hacen que sean beneficiosas para numerosos ámbitos de nuestra salud.

Propiedades de las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza contienen diversas propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo. Nos aportan una gran cantidad de magnesio, muy saludable para nuestro sistema cardiovascular.

También son muy ricas en diversas variedades de vitamina E, por lo que son consideradas una fuente de Super Vitamina E.  Además, tienen vitamina C y vitamina A. También son ricas en fibra, proteínas y potasio.

Las grasas que nos aportan son insaturadas, beneficiosas para nuestro organismo. También son una gran fuente a ácidos grasos omega 3. En cuanto a su aporte calórico, destacar que no tienen casi calorías.

Los beneficios que aportan las semillas de calabaza

Gracias a su gran cantidad de nutrientes, las semillas de calabaza son uno de los alimentos cuyo consumo habitual  más beneficios puede aportar a nuestra salud.

Las semillas de calabaza son buenas para el corazón

Su alto contenido en magnesio ayuda a nuestro corazón a bombear sangre, relaja nuestros vasos sanguíneos. De hecho son muy beneficiosas para la presión arterial y su consumo puede ayudarnos a evitar ataques al corazón o muertes súbitas.

Las semillas de calabaza fortalecen nuestro sistema inmunológico

Al ser muy ricas en zinc, son muy beneficiosas para nuestro sistema inmune, ayudándonos en la creación de defensas. También regulan nuestra insulina y la función sexual masculina.

Las semillas de calabaza son buenas para la próstata

Los beneficios de las semillas de calabaza siempre han estado estrechamente a la salud masculina. Su alto contenido en zinc las hace grandes amigas de nuestra próstata.

Las semillas de calabaza son buenas para el hígado y el corazón

Al ser muy ricas en grasas saludables, fibra y distintos antioxidantes, son muy beneficiosas para nuestro corazón y nuestro hígado.

Las semillas de calabaza son buenas para los sentidos

Su alto contenido en zinc también es muy beneficioso para nuestra piel y para el gusto, el olfato y la vista. Estos sentidos aumentan su potencial cuando nuestro cuerpo cuenta con los minerales que requiere, especialmente el zinc.

Las semillas de calabaza son buenas para la menopausia

También son muy beneficiosas para las mujeres. El consumo habitual de semillas de calabaza hace que nos aumente el colesterol bueno, disminuyendo nuestra presión arterial y los dolores propios de las mujeres tras la menopausia.

Las semillas de calabaza bajan el colesterol

Al ser una gran fuente de omega 3, son muy beneficiosas para regular los niveles de insulina. También aportan una gran cantidad de magnesio, que nos ayuda a regular nuestro sistema de venas y arterias.

Las semillas de calabaza ayudan a conciliar el sueño

Estas semillas contienen un aminoácido que nos ayuda a dormir. Si las tomamos unas horas antes de irnos a la cama, junto con algo de fruta, harán que durmamos mucho mejor.

Las semillas de calabaza son antiinflamatorias

Si extraemos el aceite de las semillas de calabaza lo podemos usar en forma de pomada para que nos reduzca inflamaciones o nos trate la artritis. Esta pasta casera es muy efectiva.

Las semillas de calabaza combaten la diabetes

El consumo de semillas de calabaza ayuda a mejorar la insulina en sangre, previniendo posibles complicaciones en personas diabéticas, pues reducen mucho el estrés oxidativo.

¿Qué precio tienen las semillas de calabaza?

Las semillas de calabaza están a la venta en tiendas online y distintas plataformas de venta por Internet. También las tienes en herbolarios y supermercados. El paquete de 250 gramos de semillas de calabaza cuesta entre 2 y 4 €.

También tienes paquetes de semillas de calabaza de medio kilo por unos 6 €. Además, cuentas con formatos mucho más grandes, de 1, 2 ó 3 kilos. En el mercado también hay botes de cápsulas de aceite de semillas de calabaza. Un complemento alimenticio en presentaciones desde 60 a 200 cápsulas.

La porción diaria ideal de semillas de calabaza

Normalmente, se dice que 100 gramos diarios de semillas de calabaza nos aportan la mitad de las proteínas que necesita nuestro cuerpo. Aún así, si no consumías habitualmente estas semillas, deberás empezar por unas dosis diarias inferiores.

Lo recomendable es comenzar comiendo 20 ó 30 gramos de semillas de calabaza al día, unas 2 ó 3 cucharas soperas. Lo más recomendable es comerlas tostadas. Luego, ya vas subiendo la cantidad en base a que tu cuerpo se vaya haciendo a sus aportes nutritivos.

Para comer correctamente las semillas de calabaza, primero hay que hervirlas en agua y sal. Tras hervirlas, hay que tostarlas en el horno. Una vez tostadas, ya las puedes comer tranquilamente.

Las semillas de calabaza se pueden comer solas o incluidas en alguna receta.  Su uso más mayoritario es como ingrediente en ensaladas. También se suelen añadir a distintas sopas y cremas frías, como el gazpacho.

Otro uso muy habitual es incluirlas en panes caseros, bollos, bizcochos y galletas. También se usan para hacer barras energéticas caseras. Otro uso muy extendido es el de caramelizarlas para darles un toque dulce y más crujiente.

Contraindicaciones de las semillas de calabaza

La única contraindicación que puede presentarse por el consumo de semillas de calabaza es que se tomen cantidades muy grandes que nos pueden provocar una indigestión. Además, si comemos semillas de calabaza en exceso, también podríamos engordar. En cuanto a alergias, se han detectado pocos casos de personas alérgicas a estas semillas.

Anterior

Remedios caseros contra las picaduras de pulgas

Achicoria

Siguiente

Deja un comentario